Venezuela de hiperinflación

algunos casos emblemáticos de hiperinflación

La hiperinflación de Venezuela
Archivo de fotos

Varios países alrededor del mundo han enfrentado hiperinflación, como el de Venezuela, donde se espera que los precios están aumentando en un 1.600% este año.

Este fenómeno, definido como un aumento de precio de más del 50% mensual, suele ser el resultado de una desajuste de las finanzas públicasespecialmente en condiciones extremas como conflictos o cambios de régimen.

La hiperinflación se caracteriza por un colapso de la actividad, sumado a la creación de dinero, y no solo ocurre en Venezuela.

Weimar Alemania

La República de Weimar, arruinada y endeudada después su derrota en la Primera Guerra Mundial, recurrió a la creación de dinero, desencadenando una hiperinflación entre 1921 y 1924.

En 1923, las imágenes de alemanes comprando pan en carritos de boletos causaron una fuerte impresión.

La inflación entonces alcanzó hasta un 20% por día, según el think tank estadounidense Cato Institute. Según muchos historiadores, este fenómeno impulsó el surgimiento del nazismo.

LEER  Denuncian explosión de gas en la misión habitacional de la Avenida Victoria

La peor hiperinflación registrada ocurrió en Hungría, donde en 1946 los precios podían duplicarse en 15 horas.

Argentina en 1989

En Argentina, hiperinflación alcanzó 3.079% en 1989 y 2.314% en 1990, lo que ha llevado a los clientes a apresurarse a comprar por temor a los constantes cambios de precios.

Esta crisis desencadenó una epidemia social con saqueos de supermercados y provocó la salida anticipada del presidente Raúl Alfonsín.

La hiperinflación se detuvo con un programa de convertibilidad a paridad fija (1 dólar por 1 peso) desde 1991, cuando la inflación se limitó al 84%.

Pero la paridad finalmente hundió al país en la recesión, lo que provocó su abandono en 2002.

La ex Yugoslavia en 1993 y 1994

La República Federativa de Yugoslavia (RFY, Serbia y Montenegro), sumida en una crisis por la desintegración de la ex Yugoslavia en 1991 y luego por el embargo de la ONU en 1992, se hundió en la hiperinflación en diciembre de 1993, con un aumento de precios del 300.000.000%.

La población enfrenta tiendas vacías y una devaluación vertiginosa y permanente.

LEER  Francia abrirá gradualmente restaurantes y espacios culturales a partir del 19 de mayo

En enero de 1994, con una inflación del 1.000.000%, el gobierno lanzó un programa de reforma e introdujo un «superdinar», cuyo valor oficial era un marco alemán.

Zimbabwe en 2008

Los cambios de precios en Zimbabwe se dispararon entre 2008 y 2009, cuando el dólar de Zimbabwe ha caído debido a la controvertida reforma agraria que derivó en el desalojo forzoso de la mayoría de los agricultores blancos del país.

En un intento por frenar la caída de su moneda, el gobierno de Robert Mugabe comenzó a ganar dinero sin restricciones. También presentó un billete de 100.000 millones de dólares Zimbabuenses, suficiente para comprar una barra de pan.

Los productos básicos como el azúcar y la harina de maíz se han convertido en un lujo.

En la década de 2000, los zimbabuenses todavía llevaban bolsas o incluso carretillas de dinero en efectivo para hacer sus compras.

Tras varias devaluaciones, las autoridades abandonaron su moneda a favor del dólar Estadounidense en 2009.

Venezuela hoy

Venezuela, que eliminará seis ceros de su moneda el viernes en una nueva reforma, ha estado luchando contra la inflación más alta del mundo durante años.

LEER  La oposición denunció que Venezuela perdió unos 35.000 millones de dólares por obra inconclusa

En este país rico en petróleo, la hiperinflación alcanzó el 400.000% en 2018, casi el 10.000% en 2019, el 3.000% en 2020 y se espera que alcance el 1.600% este año.

Un nuevo bolívar representará 100 mil millones de bolívares en 2007.

Las enormes sumas de dinero en los billetes solo son suficientes para comprar algunas verduras o un trozo de carne en una economía en gran parte dolarizada.

Las entradas locales valen tan poco que los niños las usan para jugar.

El gobierno culpa a las sanciones internacionales impuestas desde 2019, principalmente por Estados Unidos en un intento por derrocar a Nicolás Maduro, aunque la crisis lleva más de ocho años.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que leas estén al alcance. ¡Hoy, con su apoyo, continuaremos trabajando duro por el periodismo sin censura!