• Mar. May 17th, 2022

YouNoticias

Portal de Noticias

El efecto neto: los empresarios sitúan la compensación de gases de efecto invernadero en el centro de sus modelos de negocio

PorLaura Suarez

Abr 23, 2021
El efecto neto: los empresarios sitúan la compensación de gases de efecto invernadero en el centro de sus modelos de negocio

Cuando los grandes y el bien global viajen a Glasgow a finales de este año para asistir a la cumbre sobre el cambio climático COP26, trabajarán, con suerte con fervor, para compensar el carbono bombeado a la atmósfera en los siguientes viajes.

Y mientras el mundo se prepara para varios meses de intensas negociaciones y cabildeo sobre medidas para frenar el calentamiento global, comenzando esta semana con la cumbre en línea del presidente Biden y culminando con el evento de Glasgow, probablemente escucharemos mucho más, no solo sobre reducir las emisiones, sino también compensar las emisiones de carbono.

Este es el por qué. Los gobiernos de todo el mundo, incluso aquí en el Reino Unido, se están fijando ambiciosos objetivos de «cero neto». Pero eso no significa, al menos a corto y medio plazo, que las emisiones se reduzcan a cero. Por supuesto, la producción de carbono disminuirá, pero lograr el cero neto también dependerá de herramientas como la compensación y un sistema de créditos de compensación de carbono.

Básicamente, la compensación permite a las empresas seguir contaminando mientras compran créditos que respaldan proyectos de reducción de carbono en otras partes del mundo. Esto, en teoría, da tiempo a los principales contaminadores para reducir gradualmente y eventualmente erradicar sus emisiones cuando entran en juego nuevas tecnologías.

Los sistemas de comercio de carbono pueden ser controvertidos, pero sin duda forman parte de la caja de herramientas de mitigación del cambio climático. A primera vista, son prerrogativas de las grandes empresas y los reguladores supranacionales, como la UE y las Naciones Unidas. Pero también ofrecen a los emprendedores una forma de desarrollar servicios que se alinean con el sistema de compensación.

Ordeñar

Mootral es un buen ejemplo. A principios de este mes, la compañía con sede en Gales, propiedad del empresario biotecnológico suizo Thomas Hafner, anunció que estaba vendiendo créditos de carbono vinculados a la alimentación animal que reduce las emisiones de metano, otro gas de efecto invernadero, de las vacas.

Como explica Hafner, el sistema de compensación proporcionó una forma de llevar el producto al mercado. Cuando inicialmente compró la empresa galesa con la tecnología alimentaria implementada pero sin un plan comercial viable, los agricultores no tenían ningún incentivo comercial para comprar el producto.

En cambio, se construyó un modelo económico basado en créditos de compensación de carbono. Después de pruebas que muestran una reducción promedio del 30 por ciento en la producción de metano, Mootral ha ideado un sistema en el que las empresas de la cadena de suministro, como los supermercados y las cadenas de restaurantes, pagan los créditos de carbono y el dinero va a los agricultores. “Vendemos los créditos en nombre de los agricultores y tenemos contratos con empresas”, dice Hafner. El producto ha sido aprobado por el organismo de normalización de Verra.

Este es el comienzo de Mootral, el alimento que se utiliza en una sola granja ‘insignia’ en el Reino Unido. Sin embargo, Hafner espera la expansión nacional e internacional, diciendo que la naturaleza del producto significa que los beneficios en términos de emisiones de gases de efecto invernadero serán a largo plazo y sostenibles en comparación con otros mecanismos de compensación que podrían resultar en una reducción menor de la anunciada. .

“Cuando plantas un árbol, cualquier cosa le puede pasar a ese árbol, podría ser cortado más tarde”, dice. «Se ha demostrado que nuestro producto reduce las emisiones de inmediato».

Pero probablemente no deberíamos subestimar el valor de los árboles. Las soluciones basadas en la naturaleza, como la plantación de árboles y la restauración de la tierra, también parecen estar preparadas para desempeñar un papel importante tanto en la mitigación del cambio climático como en la preservación de un medio ambiente diverso.

¿Quién paga y por qué?

Pero nuevamente, podría haber un problema de incentivos. Sí, los paisajes se pueden restaurar para secuestrar carbono o revertir la degradación ambiental, pero ¿quién paga y por qué?

Es un problema que Cultivo, una empresa emergente especializada con oficinas en Londres y el Área de la Bahía, se ha propuesto resolver.

En pocas palabras, la empresa identifica extensiones de tierra que podrían recuperarse o restaurarse para mejorar la biodiversidad, crear o almacenar agua, secuestrar carbono o contribuir de otro modo a mejorar tanto el medio ambiente como la vida económica. Esto se hace trabajando con ONG y propietarios de tierras sobre el terreno y, lo que es más importante, analizando datos satelitales utilizando nuestros análisis impulsados ​​por nuestro nuevo mejor amigo, la inteligencia artificial. Un algoritmo patentado evalúa el impacto de cualquier proyecto de restauración.

Una vez realizado el análisis, el proyecto se presenta a los inversores. Cultivo ha desarrollado un instrumento específico que permite a las instituciones invertir sobre una base comercial, con ingresos por compensaciones de carbono y biodiversidad y otros factores como la mejora de la calidad del suelo o el ecoturismo.

Como señala el cofundador Manuel Piñuela, se consulta a los propietarios durante todo el proceso de evaluación, durante el cual se desarrolla un plan de restauración antes de presentarlo a los inversores. “No cobramos a los terratenientes”, dice. “Tienen la oportunidad de invertir.

El gancho para los inversores institucionales es la posibilidad de marcar la diferencia garantizando al mismo tiempo una buena rentabilidad. “El retorno de la inversión es muy atractivo”, dice Piñuela. Invertir en la naturaleza está lejos de ser una actividad filantrópica. Hay retornos reales. «

Piñuela cita un proyecto de Cultivo en México cuyo múltiplo de capital invertido se espera que alcance x2.5.

Según la empresa, hay mucho que jugar. Las soluciones basadas en la naturaleza podrían representar el 30% de los objetivos de mitigación de carbono, pero actualmente solo atraen el 3,0% de los fondos asignados a la captura de emisiones. La clave es proporcionar financiación.

Aquí hay una cuestión filosófica. ¿Deberían cuestiones tan importantes como la degradación ambiental y la restauración de la tierra depender de los cálculos de los inversores y financiarse en consecuencia o es esta un área que realmente necesita que los gobiernos de todo el mundo creen una especie de plan Marshall verde para abordar lo que de hecho es el mayor problema que enfrenta el mundo?

Sin duda, los roles respectivos de las finanzas públicas y privadas serán debatidos sin cesar en futuras cumbres. Mientras tanto, hay emprendedores que buscan formas no solo de resolver los problemas climáticos y ambientales, sino también de desarrollar las soluciones.

LEER  Tres pasos para alcanzar sus objetivos empresariales

Laura Suarez

Geek, tengo más de 16 años de experiencia en desarrollo web y también me he expandido a publicaciones impresas, medios y publicidad. Siempre trato de desafiarme a mí mismo para lograr las ambiciones que anhelo. Si desea saber más, póngase en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.