• Sáb. Nov 26th, 2022

YouNoticias

Portal de Noticias

¿Eres una amenaza digital para tu universidad? Lee esto para averigüarlo

PorLaura Suarez

Mar 1, 2021
¿Eres una amenaza digital para tu universidad?  Lee esto para averigüarlo

Hay aproximadamente 3.700 instituciones de educación superior en los Estados Unidos. Hay aproximadamente 1,329,900 maestros empleados por estas instituciones. Agregue alrededor de 144,880 administradores, y eso significa que casi 1.5 millones de educadores postsecundarios corren el riesgo de perder sus trabajos hoy por hacer un solo acto: publicar en las redes sociales.

A nivel mundial, había 4.20 mil millones de usuarios activos de redes sociales a principios de 2021, según DataReportal.com. Muchos de nosotros estamos familiarizados con las marcas de redes sociales con una gran cantidad de usuarios activos mensuales, como Facebook (2,74 mil millones de usuarios activos mensuales), Instagram (mil millones), Twitter (353 millones) y el muy popular TikTok (1,2 mil millones). tal vez sin saber que hay más de 100 plataformas de redes sociales entre las que los usuarios pueden elegir en función de su gusto por el compromiso digital. Con los aproximadamente 19,7 millones de estudiantes que asistieron a la universidad en los Estados Unidos en el año escolar 2020-2021, uno de esos estudiantes seguramente estará en la misma plataforma de redes sociales que sus maestros o administradores universitarios. Si no son los propios estudiantes, los miembros de la comunidad circundante y las partes interesadas institucionales ciertamente lo son.

LEER  Informe comparativo anual de L&D 2021 de Mind Tools for Business: innovar, dominar o declinar

Entonces, ¿este artículo implica que los educadores no deberían participar en las redes sociales? Absolutamente no. Sin embargo, lo que este artículo Acaso Creemos que los educadores deben saber cómo (mejor) llevar a cabo sus actividades de participación digital, principalmente por tres razones.

Identidad y reputación online

Pero antes de compartir estas tres razones, debemos definir dos términos importantes: identidad digital y reputación digital. En su nuevo libro, “Liderazgo digital en la educación superior”, la consultora y académica Josie Ahlquist define los dos.

Según Ahlquist, la identidad digital representa lo que eliges publicar en línea, tanto de forma consciente como involuntaria. El término también abarca el contenido publicado por otras personas sobre usted (es decir, imágenes o mensajes etiquetados). En Norteamérica, el tiempo promedio que pasan en las redes sociales por día es de más de dos horas (y muchas personas han aumentado significativamente su actividad en las redes sociales desde la llegada de COVID-19), lo que significa que sus bienes raíces digitales están creciendo potencialmente las 24 horas del día. , ya sea por usted o por aquellos que están afiliados a usted. Dependiendo de la naturaleza de todo este contenido (es decir, citas alentadoras, fotos cuestionables o lenguaje potencialmente odioso), podría haber consecuencias para su reputación digital.

LEER  Glosario de un usuario de Edtech sobre reconocimiento de voz e IA en el aula

Ahlquist define la reputación digital como el mensaje deseado y cómo lo perciben los demás. En pocas palabras, su reputación digital es la forma en que desea ser visto y conocido en el ámbito online. Un punto clave que todos deben recordar al interactuar digitalmente: la intención y la percepción son dos cosas totalmente diferentes que pueden alinearse o no. Por lo tanto, debe ser intencional al participar en una plataforma social.

Con esos términos fundamentales proporcionados, aquí hay tres factores que los educadores deben tener en cuenta al interactuar digitalmente a través de las redes sociales:

Los estudiantes esperan que sus instituciones y profesores se involucren en línea.

Los tiempos han cambiado. En un momento, las redes sociales se vieron como una distracción en la educación superior. Ahora esta distracción se ha convertido en una necesidad. Ya sea dentro o fuera del aula, las expectativas de los estudiantes para la participación digital han aumentado y la educación superior está respondiendo a la llamada. Cada vez más educadores se comunican digitalmente con sus comunidades universitarias y, como resultado, las redes sociales promueven una mayor conectividad entre los estudiantes y sus instituciones.

Para los profesores, el compromiso digital con los estudiantes abre la puerta al diálogo creativo y la reflexión en profundidad. También informa estratégicamente a los futuros estudiantes, estudiantes actuales, exalumnos y partes interesadas institucionales sobre sus intereses y actividades dentro y fuera del aula. La clave es tener una presencia constante y estar listo para responder cuando los estudiantes participen. La autenticidad también es esencial y esperada. Por ejemplo, es bienvenido compartir sus pensamientos personales sobre temas particulares.

Sin embargo, tenga en cuenta que incluso si su actividad social puede tener lugar en una página privada no designada por la institución, su identidad digital aún está asociada con la institución y su reputación digital.

Tu actividad digital podría hacer que pierdas tu trabajo.

Si busca en Google universidades con políticas de redes sociales, una gran cantidad de sitios institucionales mostrarán sus políticas, procedimientos y expectativas institucionales de los profesores y el personal. El punto aquí es que si desconoce la política de su institución, familiarícese. Además, si es administrador y su institución no tiene una política, cree una. Sin una política, la institución y sus educadores están en riesgo.

La libertad de expresión tiende a ser una defensa principal utilizada por las personas que enfrentan una reprimenda de su institución de educación superior debido a su actividad digital personal. Si bien cada caso es único, es importante que los educadores se familiaricen con lo que se conoce como la prueba Pickering Connick. El nombre de dos casos de la Corte Suprema, Pickering v. Junta de Educación (1968) y Connick v. Myers (1983), la prueba de Pickering Connick se utiliza hoy en día en casos judiciales que involucran organizaciones y la actividad de comunicaciones digitales de sus empleados. Dependiendo de las particularidades de un caso, la defensa de la libertad de expresión puede resultar ineficaz.

Como ya han demostrado algunos ejemplos de alto perfil, el uso de las redes sociales por parte de los educadores plantea nuevas preguntas sobre la libertad académica de la que tradicionalmente disfrutan los profesores. Como Mark Carrigan, sociólogo de la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge, dijo a The Guardian el año pasado: “Hay enormes tensiones.

Añadió: “Por un lado, United impulsa a su personal a estar activo en línea, por otro lado, evalúan su uso de las redes sociales. Veremos más y más problemas.

O podría impedirle conseguir un trabajo.

El año pasado, Education Week e Inside Higher Ed informaron que los consejeros de admisiones universitarias analizaron la actividad de los estudiantes solicitantes en las redes sociales. Los consejeros dijeron que estaban revisando eventos sociales porque los estudiantes incluyeron estos materiales. El hecho es que los consejeros están buscando.

En 2018, una encuesta de Career Builder encontró que el 70% de los empleadores utilizan los sitios de redes sociales para buscar candidatos durante el proceso de contratación. Los solicitantes que asumen que su huella digital no será considerada durante el proceso de selección tienen cada vez más probabilidades de ser incorrectos. A medida que más y más instituciones de educación superior aumentan su presencia digital y apuntan a mejorar su reputación digital, no es radical creer que estas mismas instituciones podrían filtrar la identidad digital de sus solicitantes de empleo, de la misma manera que ahora seleccionan a los estudiantes solicitantes de admisión.

Liderazgo digital decisivo

Los educadores son líderes. Este liderazgo se extiende mucho más allá del aula, tanto física como digitalmente.

Si bien esta responsabilidad puede ser un poco más de lo que algunos esperaban, es una realidad que debe ser respetada y aceptada. Para muchos estudiantes, los educadores no solo instruyen sobre el plan de estudios. Ellos ofrecen la vida: ejemplo vivo de ciudadanía productiva, toma de decisiones éticas y búsqueda continua del conocimiento y la innovación.

El compromiso digital, en todas sus formas, es una extensión de quiénes somos y qué hacemos. Del mismo modo, debemos asegurarnos de que lo que hacemos nunca ponga en peligro quiénes somos. Esto es para los educadores que se involucran digitalmente, con intención y propósito.

Laura Suarez

Geek, tengo más de 16 años de experiencia en desarrollo web y también me he expandido a publicaciones impresas, medios y publicidad. Siempre trato de desafiarme a mí mismo para lograr las ambiciones que anhelo. Si desea saber más, póngase en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *