• Mié. May 18th, 2022

YouNoticias

Portal de Noticias

Nunca te pierdas el ingenio humano: parte 1

PorLaura Suarez

May 6, 2021
Nunca te pierdas el ingenio humano: parte 1

¿Alguien más está un poco cansado de escuchar acerca de la aflicción y la tristeza y una fatalidad inminente? Ha sido difícil de evitar, con los medios de comunicación enfocándose en la pandemia, su impacto en la economía y el tsunami de penurias, depresión y ansiedad arremolinándose en todo el país. Somos bombardeados a diario con imágenes de centros comerciales deprimentes en bancarrota y sitios de venta minorista vacíos que se reutilizan como sitios de pruebas masivas y ahora centros de vacunación masiva.

Incluso en conversaciones con amigos y familiares, la repetición de comentarios en interminables llamadas de Zoom y la desesperación de días indistinguibles mezclados pueden convertirse en algún tipo de refuerzo de una perspectiva distópica de la vida. Después de los últimos 13 meses, el apocalipsis, el colapso y el caos parecen normales, ¿verdad?

Excepto que estamos olvidando algunos hechos asombrosos.

Mitologías comunes

Exploremos un escenario de larga data a la luz de datos recientes. En los ecosistemas agrícolas y agrotecnológicos, casi todas las personas escuché la predicción de que la población mundial alcanzaría los 9 mil millones en 2050. Se hace referencia a ella en prácticamente todos los presentaciones, se menciona en cada presentación, se discute en cada conferencia (revelación: lo admito también). El escenario de crecimiento de la población se traduce en una demanda mundial de alimentos, con menos tierra cultivable y agua limpia, aumento del cambio climático y una rápida expansión de las enfermedades. Algo debe cambiar y depende de nosotros actuar.

Este escenario se ha utilizado tantas veces que ha adquirido una apariencia de inmutabilidad. Y para ser justos, se ha utilizado para estimular la inversión y la innovación en tecnologías agrícolas, biotecnología, genética y salud animal, todo con el objetivo de crear resultados alternativos. Es positivo, lo que conduce a la innovación y a nuevos enfoques, muchos de los cuales aún están en desarrollo. No hay excusa para eso.

Pero la realidad de los datos reales es un poco menos sombría que las proyecciones originales. La tasa mundial de fecundidad, por ejemplo, está disminuyendo constantemente, de mujeres con un promedio de 4,7 nacimientos en 1950 a 2,4 en 2017. Cuando la tasa cae por debajo de 2,1, el tamaño de la población comienza a disminuir, como ya es el caso. en decenas de países. Un estudio reciente de la Universidad de Washington publicado en The Lancet predice que la tasa aumentará a 2,0 en unos 10 años y llegará a 1,7 para el 2100. Esto no reduce la urgencia de innovar, pero describe la dificultad del modelado complejo durante períodos más largos. Las barras de error se vuelven realmente grandes, muy rápido.

Eficiencia: ¿puede globalizarse?

Otro lado de la historia es la producción de alimentos, donde podemos encontrar una actuación realmente asombrosa. Piense en las culturas en línea. El USDA, que ha estado rastreando la producción desde alrededor de 1870, muestra una producción generalmente estancada desde la primera medición hasta alrededor de 1930. Desde entonces, la línea de tendencia se ha parecido al proverbial palo de hockey.

Mi colega Mike Rohlfsen trabajaba en la cosecha de maíz en la granja de su familia en Minnesota cuando era niño. Recuerda que a su abuelo le encantaría contar 100 bushels por acre. Esos mismos acres ahora pueden producir más del doble de esa cantidad. Las líneas de tendencia de rendimiento de la soja, el trigo, el arroz y otros cultivos en hileras muestran que los mismos aumentos casi se duplicaron.

El Dr. Frank Mitloehner, profesor del Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de California en Davis, cuenta una historia similar en la industria láctea. En la década de 1950, Estados Unidos tenía 25 millones de vacas. Hoy hay 9 millones de vacas y producen un 60 por ciento más de leche. Más leche y aproximadamente un tercio de la huella de carbono de la industria láctea de la década de 1950.

Si el resto del mundo pudiera igualar estas eficiencias, estaríamos nadando en leche y granos. Señala que estos niveles de producción podrían alcanzarse con la infraestructura de un “sistema veterinario, mejor nutrición, mejor genética, mejores tasas de reproducción”. Se apresura a decir que no está hablando de exportar nuestras operaciones de alimentación animal concentrada (CAFO) en todo el mundo, sino de aplicar vacunas básicas, tratamiento de parásitos y una mejor nutrición.

Amplíe su mirada un poco más y encontrará eficiencias increíbles en una variedad de categorías, que incluyen:

  • Automatización: semillas para alimentar, por ejemplo, Tortuga AgTech.
  • Monitoreo de la salud y la nutrición animal: consulte los sensores en línea basados ​​en inteligencia artificial de SomaDetech.
  • Avances de campo en agricultura de precisión, reduciendo drásticamente el uso de fertilizantes y productos químicos. Esto incluye empresas emergentes como Soil Mapping y Microbial Measurements de Pattern Ag y fabricantes de equipos tradicionales, como Deere & Co., con pulverizadores y tractores autónomos terrestres y aéreos, con sistemas de guía. Otros, como Farmobile, proporcionan datos agronómicos y mecánicos en vivo de una flota mixta de equipos agrícolas y agrícolas, así como servicios para evaluar los datos recopilados.
  • Agricultura interior, agricultura vertical incluida la agricultura urbana como Gotham Greens.
  • Carnes cultivadas en laboratorio, como Memphis Meats o Impossible Foods.
  • Mayor vida útil de los productos, evitando el desperdicio de alimentos. Un ejemplo es Mori, que extrae proteínas de la seda natural para crear una capa de película que ralentiza el deterioro de frutas, verduras, carnes, aves y mariscos.
  • Aumento de usos de nuevos productos, reutilización de subproductos, como las plataformas Re-Nuble, que utilizan corrientes de residuos alimentarios como fuente de nuevos bioestimulantes.
  • Desarrollo de bioplaguicidas seguros y específicos. La empresa danesa BioPhero ApS, por ejemplo, crea soluciones de feromonas de insectos para el control de plagas.
  • Aplicación de la tecnología RNAi a la acuicultura, sanidad animal y control de plagas, como RNAissance Ag (filial de TechAccel).
  • Mejoras genéticas en curso en plantas. Un ejemplo es EpiCrop Technologies Inc., que cuenta con tecnología epigenética aplicada para mejorar el rendimiento de los cultivos y la tolerancia al estrés. (Nota: TechAccel es un inversor).
  • Acceso cada vez más omnipresente a conocimientos muy completos para el productor, como Grower’s Edge, que aporta ciencia de datos y algoritmos de aprendizaje profundo a la gestión de riesgos y cultivos.

Esta lista ni siquiera aborda los avances emergentes en el uso de la genética en la salud animal, el microbioma y la salud del suelo. Tampoco está comenzando a reflejar los increíbles avances tecnológicos realizados en unos pocos años en otras áreas, como la producción de una vacuna de ARNm humano en un tiempo récord. (Estén atentos a la parte 2 de Nunca te pierdas el ingenio humano para obtener más información sobre cómo los descubrimientos de la investigación básica hace mucho tiempo, y muy cerca de casa, tuvieron un impacto dramático en las vacunas de ARNm e incluso en los bioplaguicidas que interfieren con el ARN de mi empresa).

No es perfecto, pero tampoco distopía.

Ahora no estoy diciendo que todo esté bien en el mundo. Para nada.

Estas proyecciones globales han creado conciencia y han impulsado acciones en las comunidades científicas y agrícolas, tal como fueron diseñadas para hacerlo. Y queda mucho trabajo por hacer para afrontar los retos medioambientales, hídricos, energéticos y climáticos, sin mencionar los complejos problemas de seguridad alimentaria, vigilancia de enfermedades, biodiversidad y salud humana y animal. Todos estos se alimentan de cuestiones universales más amplias de equidad, justicia y derechos humanos.

Sí, hay trabajo por hacer. Pero tenemos los medios para resolver nuestros problemas, y eso es exactamente lo que deberían hacer los innovadores en tecnología agrícola y salud animal. Este es el propósito de mi trabajo: demostrar que los avances en ciencia y tecnología nos permitirán mejorar nuestra eficiencia y productividad, conduciendo a un mundo más limpio, verde y saludable.

Aquí es donde coloco mis fichas. Puede que no esté de acuerdo; es posible que prefiera apoyarse en los setos de la fatalidad. Pero al menos preste atención a un principio: nunca apueste contra el ingenio humano. No pierda nunca el potencial para resolverlo, si queremos.

LEER  5 formas de agregar relaciones públicas para ayudarlo a ser dueño de su industria en línea

Laura Suarez

Geek, tengo más de 16 años de experiencia en desarrollo web y también me he expandido a publicaciones impresas, medios y publicidad. Siempre trato de desafiarme a mí mismo para lograr las ambiciones que anhelo. Si desea saber más, póngase en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.