Primaria o desierto

Primaria o desierto

El regreso a la senda electoral de la mayoría de partidos y del llamado G-4 ha sido recibido por muchos que están hartos de andar por la senda de la abstención sin resultados. Una estrategia más amplia basada en la línea de batalla en todos los terrenos sin excluir ninguna ruta fue siempre lo más inteligente que se podía hacer. Podemos votar e ir y ganar lugares, incluso si estamos convencidos de que es solo por elección que este régimen no abandona el poder. Sin la presión y la intervención decisiva de la comunidad internacional, los inquilinos de Miraflores no se irán. Sin una ruptura en el ejército, ellos tampoco podrían. El partido gobernante está convencido de que las elecciones convocadas por ellos «burgueses» no los derrocarán. La máxima dirección del régimen está formada por aquellas ideas marxistas que surgieron como la antítesis del movimiento ilustrado que trajo la Revolución Francesa, la independencia de Estados Unidos y la democracia representativa.

LEER  "El Pollo" Carvajal pide a la Corte Suprema que detenga su extradición a Estados Unidos

Imagínense que la alternativa democrática gana a la mayoría de gobiernos, alcaldes, municipios y consejos regionales. La destitución presidencial de mitad de período que comenzará el próximo año está ganando impulso. Si se logra y si la mayoría se presenta, más del 80% votaría por un cambio de régimen, lo que corta el apoyo militar.

En política, cada espacio o asiento es una trinchera y un lugar desde el que gobernar, a pesar de que un determinado «protector» se nombra a mano y no se te asignan recursos.

Las inhabilitaciones de Leocenis García en Caracas y Richard Mardo en Aragua, entre otras, dejan mucho que desear. Que los principales partidos sigan interviniendo por el régimen es despreciable. Que todos los canales y redes de los venezolanos estén dedicados al proselitismo político es atroz. Sin embargo, también es grave que a pesar de todos estos atropellos gubernamentales, el G-4 que maneja el mapa de manito en lugar de promover primarias generales para todos los cargos, y así federar una oposición que cuenta con cerca de 65.000 candidatos que lucharán contra 3.080 partidos en el poder. , imponen sus nombres, más allá del respeto por los liderazgos naturales en todos los niveles. Tal como están las cosas, hay muchas personas que están decepcionadas con los conflictos internos. Sin embargo, hasta unos días antes del proceso electoral, se pueden realizar cambios de candidatos incluso si no se reflejan en la papeleta. Todavía hay tiempo para convocar a una oposición primaria y unificar toda la alternativa democrática. No hacerlas es demostrar que en la oposición hay «un despegue para ponerte encima de mí» con una gran sed de poder y nada más. Los ciudadanos quieren la unidad, están hartos de la pequeña e infructuosa lucha.

LEER  El fin del patrón dólar-oro

Si la división de los candidatos de la oposición resulta en una trágica derrota, no habrá excusa y la gestión política habría vuelto a ser trágica. Los responsables estarán a la vista y solo quedará volver a cruzar el desierto para llegar a la tierra prometida.

@OscarArnal

[email protected]

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que leas estén al alcance. ¡Hoy, con su apoyo, continuaremos trabajando duro por el periodismo sin censura!