Transversos >> Selección y traducción de Raquel Rivas Rojas.  Poemas de Janette Ayachi

Transversos >> Selección y traducción de Raquel Rivas Rojas. Poemas de Janette Ayachi

Janette Ayachi | Captura de video

mar Adriatico

Oh Adria, ¿cómo se siente tener el mar Jónico a tus pies?

escucha detrás de ti el aullido del lince en el lejano Sarajevo,

o en Dubrovnik diagnostica tus dolencias con una punción lumbar

¿O los suaves susurros italianos de Pescara chupando tus pechos?

Cómo se siente dejar que Venecia gobierne tu cerebro

¿O tiene un movimiento de marea tan ligero como el tiempo?

El Po le ofrece su más sentido pésame

en sedimentos y piedras ceremoniales

y el Mediterráneo te agradece tu sonrisa de agua dulce.

Sé que apuñalas a los guardacostas para que huyan por la noche

aunque tus ondas paralizan como una potente droga.

Sufriste la mano dura de roma

y no le debes nada a la desaparición del Imperio Otomano.

Los disfraces parecen regalos, tienes armas mortales bajo la manga

y Napoleón sintió tu sabor amargo en la boca,

después de asegurar parte de su costa para Austria.

LEER  El CDI de El Cementerio se vio afectado por un choque en la Cota 905

Estas balas de cañón, estas reinas inconscientes

aún anclado en tus entrañas,

abundante en flora y fauna

tu biodiversidad reducida por capricho.

Diecinueve puertos marítimos, diecinueve campanas en tu cinturón

Toda esta carga va y viene y, sin embargo, nada puede quebrarte.

Cuantos de estos lideres te has sorprendido

con el avance de tus trece mil islas,

esos atardeceres en Croacia, como sonrojarse en tu espejo brumoso

despierta a los dioses con la resaca de bora

o el oleaje premestrual empujado por la tormenta siroco

que hace oscilar tu fluir en un llanto constante.

Oh triste Adriático,

cuantas veces has inundado los cónclaves de Venecia

o recogió arena del Sahara para tirar

un hechizo de polvo en los ojos de tus pretendientes.

Sesenta y algo

Mi madre sigue cruzando los mares

Seguro que ahora viaja en sueños desde Escocia a Irlanda

cuando cierra los ojos a cuencas huecas como almejas,

sus pestañas cubiertas de algas, ennegrecidas por la lluvia.

LEER  3 claves para comprender la escalada de violencia en Jerusalén y Gaza

Me llama monasterios, torres, castillos, prados inmensos

para hablar de batallas, expulsiones, el ascenso y la caída de sus dos países.

Madrigales y terrores oscurecen su atractivo

mientras tropieza entre los viejos muertos,

un tren de mercancías en el crepúsculo del cielo tembloroso,

ancestros que regresan para compartir secretos.

Su abrigo cae sobre el libro mágico de la costa,

rostro iluminado como una lámpara halógena.

Cuando lo visito veo temblar el mar que cruza

reflejada en sus ojos y un signo de «trabajos vacantesSe aferra a su rostro.

Hay cuartos que ya no se pueden llenar,

mientras que en otros, las fechas se acumulan; historias, cuadros a medio terminar,

recuerdos de un joven en minifalda, con los ojos pintados de azul.

Así que les traigo nietos para asustar el archivo de telarañas.

Ella les da chocolate y cuentos viejos

hay pájaros posados ​​en la cúpula de su espalda

mientras arropa sus cuerpos mínimos.

LEER  ¿Cuáles fueron las series y películas más vistas esta semana en Venezuela?

Me alejo de mi generación, doy un paso atrás para ver cómo se aprietan,

mientras extiende sus alas de aloe y sus nudillos pecosos sobre el nido.

Caminar temprano en la mañana

Qué pais es

a lo que todavía vuelvo

buscar respuestas

un pais que me pertenece

solo en pedazos

pero que reconozco

cuando la noche tiembla

su capa negra

y el polvo de décadas

se convierte en estrellas.

Las estrellas me muestran

heridas de amor esta noche;

agujeros de bala de plata

perforar la superficie,

arterias congestionadas

en las constelaciones,

goloso

en la sangre que fluye.

El punto mas rojo

de mi corazón roto

quiere que cierres.

El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para seguir adelante y asegurarse de que las noticias incómodas que no quieren que leas estén al alcance. ¡Hoy, con su apoyo, continuaremos trabajando duro por el periodismo sin censura!