• Mié. May 25th, 2022

YouNoticias

Portal de Noticias

Tres formas sencillas de trabajar duro

PorLaura Suarez

Abr 20, 2021
Tres formas sencillas de trabajar duro

La mayoría de las personas comprenden que tienen que trabajar duro y esforzarse para lograr un alto grado de éxito. Las personas que han logrado resultados extraordinarios lo han hecho superando a todos los que les rodean. Entendemos la relación entre esfuerzo y resultados y sabemos que debemos esforzarnos por lograr lo que tenga sentido.

Pero trabajar duro es duro. Muy pocas personas tienen la disciplina para hacer un esfuerzo intenso día tras día y año tras año. La mayoría de las personas tienen el deseo de trabajar duro pero carecen de la chispa para hacerlo funcionar o de las herramientas para mantenerse motivadas. Incluso cuando tratan de trabajar duro, se distraen, dejan que sus mentes divaguen y tienen sesiones de trabajo o práctica ineficaces. Y cuando eso sucede, el desarrollo de habilidades sufre y nunca se dan cuenta de su potencial.

Pero la buena noticia es que todos pueden desarrollar la capacidad de trabajar duro y, una vez que aprenda a hacerlo, la sensación de trabajar duro puede ser gratificante y profundamente satisfactorio. Si desea convertir el trabajo duro en un hábito, o en algo que se convierta en parte de lo que es, aquí hay tres técnicas que pueden ayudar:

1. Concéntrese en el proceso:

Ian Fleming, autor y creador del icónico personaje de James Bond, tenía una imaginación viva y la capacidad de aprovechar sus años de experiencia como oficial de la inteligencia naval británica. Pero sabía que escribir un libro de 300 páginas requeriría mucho trabajo. La imaginación y la experiencia por sí solas no serían suficientes. Fleming necesitaba un proceso que le permitiera dar vida a sus historias. Creó uno simple, dedicando tres horas a escribir por la mañana y una hora por la tarde. Eso fue todo.

Durante esas horas, anotaba todo lo que le venía a la mente, tanto si fluía bien como si no. Mientras escribía, nunca regresó para verificar sus palabras, corregir un error o validar un hecho. Hubo tiempo para todo eso más tarde. Simplemente se concentró en su proceso, que consistía en escribir durante cuatro horas y dejar su trabajo al final. Este sencillo proceso le valió 2000 palabras al día, y en seis semanas nació una nueva novela de James Bond.

Cada excepción creó y siguió una rutina, y usted debe hacer lo mismo. Su proceso podría basarse en el tiempo (como el de Fleming). O podría basarse en actividades: realizar un conjunto específico de actividades cada día. Incluso podría tener un enfoque basado en hitos: trabajar en una tarea hasta que pueda lograr algo específico. Esto podría ser lo que funcione para ti. Pero sin una técnica continua y repetible que lo siga moviendo hacia adelante, no logrará sus objetivos.

Establezca una meta diaria para lo que quiere lograr cada día y cúmplala: no cero días o un día en el que no haga nada para lograr su meta. Cuando escribo mis libros, generalmente tengo un proceso basado en hitos en el que escribo 1000 palabras por día. Este es mi objetivo diario, y sé que si sigo haciéndolo, mi manuscrito estará completo antes de que me dé cuenta.

2. Utilice un dispositivo de participación

Ahora que entendemos la necesidad de establecer un proceso, también debemos darnos cuenta de que para la mayoría de las personas, entrar en una rutina es un desafío y requiere mucha disciplina. Por lo tanto, se dan por vencidos. Es difícil mantenerse motivado y perseverante, especialmente cuando no se ve un progreso visible. Una forma de ayudarlo a mantenerse fiel a su proceso es utilizar una herramienta llamada «dispositivo de participación». Un dispositivo de compromiso es una herramienta que elimina la tentación y, a veces, lo castiga de alguna manera por no hacer lo que sabe que debería estar haciendo.

Cuando necesito concentrarme en mi investigación y mi escritura, coloco mi teléfono en otra habitación. De esta manera puedo concentrarme en mi trabajo. Cuando mi mente comienza a divagar, buscándola distraídamente y dándome cuenta de que no está allí, recuerdo haberla dejado de lado por una razón. Guardar mi teléfono en otra habitación es un dispositivo de participación.

Cortar su tarjeta de crédito es un dispositivo de depósito en garantía que le evita gastar innecesariamente. O tal vez decida que si no realiza su actividad dos horas al día, donará $ 20 a una organización benéfica o un fondo familiar. Entregar dinero es una forma de mantenerse motivado.

Un dispositivo de participación común y útil es trabajar con un socio, colega o entrenador. No puede tomarse un tiempo libre si sabe que alguien más lo está esperando. Hay innumerables dispositivos de participación que puede configurar por su cuenta. Tienes que elegir uno que te ayude a convertir tu proceso diario en un hábito, y es esta adherencia a tu rutina simple lo que te ayudará a poner el esfuerzo necesario para alcanzar alturas increíbles.

3. Siéntete cómodo estando incómodo

Como seres humanos, funcionamos a nuestro nivel óptimo cuando tenemos un grado moderado de ansiedad o estamos ligeramente fuera de nuestra zona de confort. Si nos mantenemos en nuestra zona de confort, no nos esforzamos y, por lo tanto, no logramos mucho. Por el contrario, en situaciones en las que estamos demasiado lejos de nuestra zona de confort, nos volvemos improductivos porque una ansiedad anormalmente alta causa estrés que puede afectar negativamente nuestro desempeño.

Para apuntar al crecimiento, debemos aprender a esforzarnos para operar cómodamente fuera de nuestra zona de confort.

Puede funcionar mejor fuera de su zona de confort de la misma manera que mejora en todo lo demás: con la práctica. Entrénese para superarse a sí mismo dedicando horas más largas y más concentradas, aprendiendo nuevas habilidades y haciendo deliberadamente sus esfuerzos para mejorar.

Una forma de practicar cómo salir de tu zona de confort es aprender una nueva habilidad o hacer algo que nunca hayas hecho antes y hacerlo hasta que te sientas cómodo. La transición de principiante a experto, incluso en actividades pequeñas, le da la sensación de esforzarse y pasar de la angustia a la comodidad. A medida que aprende nuevas habilidades, se siente más cómodo con la incomodidad, y ese sentimiento es transferible y lo ayudará a mejorar en cualquier área que desee mejorar.

Las tres técnicas descritas anteriormente le permiten aumentar su volumen de esfuerzo, que es esencial para el desarrollo de habilidades y el crecimiento personal. Aún tiene que trabajar duro, pero estas herramientas le quitarán parte del dolor asociado con el trabajo duro y le permitirán pasar horas más productivas que lo acerquen a los resultados que desea. Pruébalos; Ellos trabajan.

LEER  Cómo será la experiencia del cliente en 2030, dice el vicepresidente senior de Five9

Laura Suarez

Geek, tengo más de 16 años de experiencia en desarrollo web y también me he expandido a publicaciones impresas, medios y publicidad. Siempre trato de desafiarme a mí mismo para lograr las ambiciones que anhelo. Si desea saber más, póngase en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.