• Mar. May 17th, 2022

YouNoticias

Portal de Noticias

Un caso de estudio con JR Bissell

PorLaura Suarez

May 7, 2021
Un caso de estudio con JR Bissell

La Generación Z, con sus hábitos de gasto y valores culturales únicos, tiene una participación significativa del mercado de consumo de EE. UU., Que ya es del 40%. Aunque la generación no ha sido completamente definida, está formada por los nacidos entre 1995 y 2010. Un estudio de McKinsey & Company encontró que sus valores son muy diferentes a los de sus predecesores. Son nativos digitales y nunca han vivido en un mundo donde la tecnología no juega un papel importante en su vida diaria.

McKinsey estudió la generación y eligió darles el nombre descriptivo «True Gen» debido a su búsqueda de la verdad. Valoran la expresión individual y están motivados por causas. McKinsey enfatizó la importancia de este cambio para las marcas, y señaló que las empresas deberán apelar a Gen-Z de una manera que satisfaga su deseo de expresión, exclusividad (o singularidad) y que se respeten los estándares éticos.

Pero si jugamos más, el dinero y las inversiones podrían ser muy diferentes para la Generación Z en comparación con las generaciones anteriores (Millennials, Gen-X y Baby Boomers). La búsqueda de la verdad por parte de esta joven generación puede conducir a un enfoque en activos y experiencias auténticos y raros, creando valor en torno a cosas consideradas «únicas».

Sin duda, cambiará el mundo de las inversiones, pero quizás para mejor. El coleccionista y empresario, JR Bissell (IG @itsbissell), vio este cambio de primera mano. El joven emprendedor encuentra, vende y recolecta tesoros, bienes raros de naufragios y otros hallazgos históricos. A través de su empresa, Currency Grading & Certification Inc. (la empresa matriz de Pirate Gold Coins), invierte y gestiona artefactos raros.

Dijo que la mayoría de los inversores no se dan cuenta de que se puede conseguir un tesoro real, verificado y tangible como activo. Sin embargo, su exitoso negocio demuestra que hay un cambio en la dirección de la inversión. Los productos raros, a menudo únicos e históricamente significativos, podrían ser la próxima gran inversión para la generación más joven. Si bien la mayoría de las personas pueden esperar que estos nativos digitales solo quieran gastar su dinero en activos digitales como bitcoin y NFT (que Bissell también ofrece junto con el tesoro tangible que vende), el tesoro físico agrega otra capa de interés para los inversores.

La generación Z quiere invertir en algo único y significativo

Hay dos factores principales que Bissell atribuye al éxito de su negocio: el valor financiero del tesoro que vende y las historias detrás de cada moneda. Las inversiones con significado o importancia más allá de la rentabilidad financiera serán un factor de identificación clave para la Generación Z. El pasado histórico de cada pieza de tesoro destruido proporciona una segunda capa de valor para el inversor, dándoles historias que contar y un lugar en la historia.

Sin embargo, la rentabilidad del activo sigue siendo vital. Bissell citó la colección del famoso coleccionista Eric P. Newman, vendida por Heritage Auctions, incluido un dólar continental de 1776 que mantuvo su valor durante casi 40 años. Newman compró la moneda en 1981 por $ 2,000 y se vendió por $ 1,4 millones en 2014. El escaso activo ciertamente ha mantenido su valor, y Bissell dijo que los rendimientos son mucho menos volátiles que los del mercado.

Comunidad y autenticidad de los valores Gen-Z

Cuando Bissell comenzó a trabajar con monedas raras y tesoros, trabajó para el negocio de su padre en una industria que estaba compuesta principalmente por generaciones mayores. Dijo que su mayor desafío, pero también el mayor objetivo, es hacer que los jóvenes sean más conscientes de las posibilidades que conlleva invertir en tesoros. Quiere generalizarlo y mostrarlo como una alternativa a comprar una casa o comprar acciones.

Bissell cree que la generación está tomando asiento en la mesa y ha cultivado una comunidad en torno a inversores de ideas afines que comparten este interés en activos escasos como monedas y tesoros. Este será, en última instancia, el factor impulsor que motivará a los compradores jóvenes a invertir: comunidad, autenticidad y activos orientados a una causa.

A medida que la Generación Z adquiere cada vez más participación de mercado entre los consumidores, veremos un cambio dramático en los valores de las generaciones anteriores a aquellos impulsados ​​por su deseo de identificarse con sus inversiones. Después de todo, son los líderes del mañana. La búsqueda de tesoros, o coleccionar, es una forma única y sorprendente de que una generación ocupe su lugar entre los inversores.

LEER  3 consejos para evitar el agotamiento como emprendedor

Laura Suarez

Geek, tengo más de 16 años de experiencia en desarrollo web y también me he expandido a publicaciones impresas, medios y publicidad. Siempre trato de desafiarme a mí mismo para lograr las ambiciones que anhelo. Si desea saber más, póngase en contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.